Cómo estudiar para un examen: Tips para prepararse

6 claves para conseguir buenas notas

Índice del artículo

Los exámenes y ser evaluado en general ha estado en nuestra vida desde que tenemos memoria; claro, con pequeñas variaciones en su grado de dificultad. Pero, realmente ¿nos enseñan como estudiar para un examen?

Aquí te dejamos varios tips para que pongas en práctica y apruebes tus exámenes.

  • Ordena tu espacio de estudio. Mantener organizado el lugar en el que vas a estudiar evitará que necesitemos pausar constantemente para mover o reacomodar los objetos.

 

  • Elimina distractores. Mantener nuestra atención durante el estudio es difícil y más aún si tenemos distractores. Puedes poner tu celular en modo avión; si estás en tu computador, evita utilizar redes sociales; cambia de lugar libros, revistas u objetos llamativos que tengas en el lugar que vas a estudiar. 

 

  • Piensa positivamente. Si un examen es complicado, solemos pensar que va a ser difícil pasarlo o aprobar la materia. Este tipo de pensamientos impedirán que logres tu objetivo, ya que inferimos el resultado y con ésta misma preocupación estudiarás, impidiendo aprovechar todo tu potencial.

 

  • Estudia con antelación. Si, esto lo hemos escuchado muchas veces, pero no lo hacemos. Estudiar días antes del examen ayudará a que la información tenga tiempo de ser codificada en tu cerebro y por ende proceses más información, la cual se mantendrá en tu memoria a largo plazo; estudiar el día causará que estés cansado y con demasiada información la cual el cerebro no procesa en su totalidad, además, ésta información se guardará en la memoria a corto plazo y se perderá fácilmente. Revisa qué tanto debes estudiar y divídelo por días para que se haga más corto. No estudies solo para pasar el examen, estudia para adquirir conocimientos.

 

  • Crea material útil. Cuando estudies, crea mapas, dibuja, haz resúmenes o identifica ideas principales, de esta manera podrás repasar más fácilmente sin tener que devolverte a leer toda la lectura o tema por tema. Facilitará tu estudio y te ahorrará tiempo.

 

  • ¡Recompénsate! Para motivarte, establece recompensas que conseguirás si cumples con cierto tiempo de estudio. Por ejemplo, si por 1 semana dedicaste por día 2 a 3 horas de estudio, regálate una ida a cine. Estas recompensas funcionan muy bien, puedes usarlas durante tu tiempo de estudio, colocando un dulce que te guste en cada capítulo, así cuando termines de leerlo puedes comerlo. Esta estrategia requiere de tu compromiso y autocontrol.

 

  • Equilibra tus necesidades fisiológicas. Cuando vayas a estudiar come algo antes, desayuno, almuerzo, onces o cena; de igual manera puedes comer durante tu estudio alimentos que no proporcionen migas y sean pequeñas como el maní, almendras, pedacitos de chocolate. Así mismo, mantén agua junto a ti por si te da sed, así evitarás tener que levantarte por líquidos y romper tu concentración. Si sientes que tienes mucho sueño, descansa un poco, no olvides programar una alarma para continuar con tu estudio.

 

  • Cambia tu lugar de estudio. Es bueno tener tu propio espacio de estudio, sin embargo, intenta de vez en cuando estudiar en otros ambientes para que estudiar no sea monótono. Por ejemplo, una biblioteca, salas de estudio u otros lugares de tu casa.

 

  • Practica lo que haz aprendido. Esto puedes realizarlo individual o grupalmente. Crea exámenes para identificar cuanto haz aprendido y que te falta reforzar. Al aplicarlo con compañeros puedes obtener más información y resolver dudas.

 

 

Recuerda que lo más importante es la motivación y actitud que pongas en tu estudio.

 

Compartir
Facebook
Twitter
Soy Psicóloga de la Universidad El Bosque, vinculada a IPLER como profesora en el área de Español. Mi objetivo es ayudar a las personas a mejorar su comprensión, escritura y expresión enfocado al contexto en el que lo necesiten, ya sea académico, laboral o personal, generando estrategias para hacer del aprendizaje un proceso llamativo y efectivo