¿Cómo identificar si mi hijo necesita un refuerzo escolar?

Portrait of female teacher and students smiling together in classroom

Índice del artículo

Debemos tener en cuenta que desde niños vamos formando diversas habilidades y que contamos con diferentes estilos de aprendizajes en el transcurso de la vida; descubrimos algunas preferencias personales que nos ayudan a desenvolvernos en varios contextos; sin embargo, es usual que en el aula de clase se alcancen a cubrir, con exclusividad, los contenidos del plan de estudios obligatorio para cada grado, dejando de lado el abordaje de otras habilidades igualmente importantes dentro del aprendizaje. En algunos estudiantes la falta de entrenamiento de dichas habilidades causa que presenten dificultades que impacten de manera negativa el rendimiento escolar. ¿Cómo saber realmente si nuestros hijos necesitan un refuerzo escolar?

Es importante resaltar  que  compartir bastante tiempo con nuestros hijos nos va a permitir identificar con mayor precisión los factores que están afectando su rendimiento escolar; si los factores no son complejos, seguramente, un adecuado refuerzo escolar será suficiente; por el contrario, si se identifica que los factores impactan diversas áreas de la vida de nuestro hijo, quizá necesite otro tipo de apoyo. A continuación se enumeran algunos de los factores que pueden ser abordados dentro de un refuerzo escolar y un apoyo familiar.

  • Bajo acompañamiento familiar: cuando los niños pasan bastante tiempo sin sus padres, a cargo de otro cuidador, es otra persona la que asesora las tareas o simplemente no cuentan con apoyo, se pueden presentar dificultades.

  • Bajas calificaciones: se refiere a la disminución constante del desempeño en las tareas y/o evaluaciones; igualmente, puede suceder que logren buenas calificaciones en las tareas, pero bajo rendimiento en las evaluaciones.
  • Dificultad para seguir instrucciones: si los profesores reportan constantemente que nuestro hijo no realiza las actividades solicitadas, o las hace de manera diferente a lo indicado y adicionalmente notas que en la casa sucede lo mismo, tal vez, es importante indagar si no quiere realizar las actividades o le cuesta entenderlas. Haz clic en este enlace: Cómo educar a mis hijos.
  • Hábitos de estudio insuficientes: si nuestro hijo tiene algunos hábitos como mantener ordenado el espacio para realizar las actividades académicas, presenta tiempos de concentración efectivos y motivación por el estudio, pero le cuesta realizar los trabajos, es posible que se deban revisar algunos hábitos de estudio.
  • Bajo acompañamiento escolar: es claro, que en los colegios se maneja una gran cantidad de alumnos y a los profesores se les dificulta brindar orientación particular a cada estudiante, generando algunas veces que nuestro hijo no consolide de manera adecuada algún tema; en este caso un refuerzo escolar, en un área en particular, podría favorecer la comprensión completa de los temas.

cursos_refuerzo_escolar

Si además de los factores mencionados anteriormente identificamos mayores dificultades, nuestro hijo podría necesitar el acompañamiento por parte de otros profesionales como psicólogos, terapeutas ocupacionales, fonoaudiólogos, entre otros. Algunos de los factores que podrían requerir ayudas adicionales serian:

  • Factores del aula: es importante entender que todos tenemos diversos tipos de inteligencia, pero a veces estos no se han identificado con claridad. También puede presentarse que algunos estudiantes requieran  tiempos adicionales para adquirir ciertas destrezas y habilidades, por lo tanto se atrasan o no entiende los temas vistos.

  • Factores motivacionales: la actitud con las que nuestros hijos asumen sus obligaciones escolares dependerá de las dinámicas cotidianas, el interés que tenga por el estudio e incluso por alguna deficiencia afectiva-emocional.
  • Factores sociales: si su entorno se ve afectado por malas relaciones interpersonales con los compañeros, familia, profesores, etc., esto puede afectar significativamente el desempeño escolar.  
  • Otros factores: también nuestros hijos pueden presentar dificultades a nivel óptico, auditivo, de lenguaje (habla), de atención, ansiedad, u otros.

Por todo lo anterior es importante pensar en brindarles a nuestros hijos un refuerzo escolar adaptado a su propio caso; el refuerzo es una solución para varios problemas escolares que se estén presentando o, simplemente, es un apoyo que les podemos brindar  para que mejoren en ciertas habilidades o temas, para que se destaquen y sean más competentes en el aula. No dudes en buscar la asesoría necesaria para que refuerzo sea el más conveniente y práctico. Haz clic en este enlace:¿ Mi hijo necesita un refuerzo escolar?

 

Compartir
Facebook
Twitter
Psicóloga, Fundación Universitaria Konrad Lorenz.