Consejos para mantener tu mente fuerte y activa

blog mente activa

Índice del artículo

Ya debes saber que mantener nuestra mente activa no solo es importante para escapar del aburrimiento, sino que además es la mejor forma de ejercitar uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo: ¡el cerebro! ¡Así es!, el cerebro, al igual que otras partes del cuerpo, debe ejercitarse para mantenerse en buenas condiciones, por eso en este artículo te daremos algunos consejos para que puedas mantener tu mente fuerte y activa

 

La importancia de mantener una mente fuerte y activa

A pesar de que sabemos muy bien que el ejercicio y un estilo de vida saludable son indispensables para nuestro bienestar, el ritmo de vida ajetreado que llevamos cada día dificulta que dentro de nuestra rutina contemplemos la estimulación cognitiva y la buena alimentación como una actividad casi obligatoria. Detente a pensar por un minuto, si no cumplimos a diario con nuestras responsabilidades laborales, académicas o familiares, no podremos alcanzar nuestros objetivos, sin embargo, si nuestra mente no se mantiene fuerte y activa, difícilmente vamos a poder completar esas obligaciones, por ello invertir un poco de tiempo a diario para nosotros/as mismos/as es indispensable.

 

Lo primero es empezar poco a poco.

Si eres de aquellas personas que no suele dedicar tiempo para sí misma, lo primero que debes hacer es comenzar con períodos cortos e ir aumentando gradualmente este tiempo. No es necesario que inicies de forma extrema, queriendo hacer todo a la vez e invirtiendo un gran tiempo en ello, ya que puedes empezar a sentir que dedicas demasiado tiempo que dejas de invertir en otras obligaciones. Una vez que hayas adquirido el hábito y que empieces a disfrutar de este espacio personal, notarás como tu mismo cuerpo lo demanda, pero a la vez podrás sentirte más pleno/a en el desarrollo de esas otras actividades que se te harán más sencillas y por ende podrás ir aumentando la inversión de tiempo en ti mismo/a. Ten en cuenta que puedes empezar a dedicar más horas para esto en los días de fiesta.

 

Practica algún tipo de actividad intelectual

La actividad más estimulante en este sentido es la lectura, aquí es importante saber elegir un libro que se ajuste a tus gustos y que sea capaz de entretenerte para que no generes una pelea diaria con este hábito y puedas adquirirlo fácilmente, convirtiéndose en una compañía cada día en tu medio de transporte camino al trabajo, o al finalizar la hora del almuerzo, o minutos antes de ir a dormir.

Por otro lado, hacer pasatiempos que involucren actividad cognitiva puede ser otra opción, los hay más o menos elaborados y pueden ir desde una sopa de letras para niños hasta un sudoku gigante. Los rompecabezas también son una excelente elección, obligándote a resolver un enigma lo cual incrementa la plasticidad neuronal (que es la capacidad de las neuronas de adaptarse ante nuevas experiencias o aprendizajes). Otras actividades que puedes practicar son tejer, cambiar algunos muebles de sitio, fabricar un regalo para alguien con tus propias manos, colorear mándalas, cocinar algo nuevo, etc. Asegúrate también de moverte en entornos novedosos y enriquecedores que refuercen las neuronas, como conferencias, charlas, videos, documentales, cine, foros sobre temas de interés, ten en cuenta que los ambientes carentes de estímulos “las atrofia”, como la rutina.

 

 

78655b32 d469 42a7 be53 5df0a5dfb0ca

 

Crea un referente espiritual

Cuando hablamos de espiritual nos referimos a todo aquello que resulte enriquecedor en tu interior, no siempre debe estar relacionado con la religión, aunque si tu referente espiritual está relacionado con una deidad también es válido. Se trata de poner en práctica tu sistema de creencias, aquel que te conecte con alguna fuente de inspiración, que tenga un sentido y un significado para ti y te proporcione optimismo y esperanza. En este sentido puedes practicar la meditación o fortalecer tus lazos con esa deidad en la que crees.

 

Fortalece tus relaciones sociales

Los momentos de soledad están muy bien. No obstante, la interacción humana es una de las cosas que mantiene engrasada la compleja maquinaria de nuestro cerebro, ten esto en cuenta especialmente si eres una persona que tiende a aislarse o retraerse sobre sí misma. Por ello te aconsejamos relacionarte con tus seres queridos, conocer gente nueva, da igual salir a dar un paseo, charlar tranquilamente o jugar al parchís, lo importante son las actividades en pareja o grupo. Por otro lado, no hay duda de que comunicarte con tu mascota y disfrutar del tiempo que pasan juntos es estupendo

 

Aliméntate de forma equilibrada

Mantén una dieta saludable, recuerda incluir antioxidantes naturales, que se encuentran en frutas y verduras, y ayudan a que el cerebro se mantenga joven. Acompaña tu día con una botella de agua siempre llena. Cuando te entren ganas de picar entre comidas, evita los alimentos fritos de paquete y reemplázalos por los frutos secos que favorecen el desarrollo cognitivo y algunas habilidades mentales como la memoria y la agilidad.

 

Haz ejercicio

La actividad física disminuye el riesgo de deterioro mental, mantenerse activo es igualmente necesario para que tu cerebro siga despierto. Recuerda que el ejercicio físico provoca la secreción de una serie de sustancias químicas que actúan como neurotransmisores, es decir, activan la transmisión de información de unas neuronas a otras. Por eso te invitamos a buscar tiempo para salir a pasear en bici, jugar un partido de fútbol, algo de natación, aeróbicos, etc.

Ten en cuenta que muchas de estas actividades pueden mezclarse, tanto el ejercicio, como la sana alimentación y la estimulación cognitiva puedes realizarla en familia y amigos, mientras que el tiempo de estimulación espiritual puedes tomarlo como momentos para ti mismo/a. Anímate a poner de a poco en práctica estas actividades y tu calidad de vida mejorará notoriamente.

 

4dbc2499 0fd8 467b a073 196d64633ce9

Compartir
Facebook
Twitter
Soy psicóloga de la Universidad Nacional de Colombia, mi experiencia laboral me ha llevado a interesarme por temas académicos dirigidos a ayudar a estudiantes para que logren sus objetivos en el área de español y psicología educativa. Poseo experiencia en asesorías vocacionales, evaluación de habilidades en lenguaje y pensamiento y realización de talleres a nivel educativo. Actualmente hago parte del equipo profesional de profesores del área de Español en IPLER.